Formación de Mindfulness
1er. año

La formación de mindfulness del nivel I Estar Presente es la introducción al mindfulness de nuestro programa y se desarrolla en cuatro fines de semana presenciales y una práctica regular en casa entre cada encuentro formativo.
Mindfulness o atención plena es una capacidad innata de la mente para ser consciente del momento presente sin juzgarlo, que se puede desarrollar a través de entrenamiento utilizando prácticas específicas. Nos permite acceder a los recursos internos para no ser vulnerables y hacer frente con eficacia a la tensión, el problema y la enfermedad.

Módulo 1

  • Reconocer la mente distraída
  • Cómo asentar la mente
  • Mindfulness del cuerpo

Módulo 2

  • La distracción
  • Anatomía de la distracción
  • El observador

Módulo 3

  • Aceptación y compasión
  • Aplicación de mindfulness a la vida diaria

Módulo 4

  • Integración de todo lo aprendido

Fechas del Nivel I

Emplazamiento: Rambla de la Muntanya 97

El módulo 4, se realiza en modalidad de retiro en Samye Dechi Ling (Girona).

Imparte: Kathy White-Webster

Precios solo formación 1 módulo: 182€. Menores de 25 años 165€

Plazas limitadas

La asistencia a un módulo puede ser independiente del resto del curso.
Sin embargo, no es posible acceder a los módulos 3 o 4 si no se ha realizado el módulo 1 u 2.

Completada la formación del primer nivel, se puede seguir con :

Módulo 1

Reconocer la mente distraída. Cómo asentar la mente. Mindfulness del cuerpo

Se define mindfulness como prestar atención momento a momento a nuestras experiencias de una manera no crítica y amable.

Empezamos dándonos cuenta de que nuestra atención es como una mariposa que revolotea de un pensamiento a otro, así que comenzamos por calmar y fijar la mente regulando y contando las respiraciones. A continuación, se presentan técnicas básicas que capacitan nuestra atención a abandonar el campo de batalla de los pensamientos dirigiéndola hacia la conciencia sensorial del cuerpo. En ese momento, aprendemos a descansar en el momento presente y nos ejercitamos en desconectarnos de nuestra tendencia hacia la actividad compulsiva. Y cuando vemos que nuestra atención va a la deriva llevada por los pensamientos, practicamos con las herramientas de mindfulness: el sonido y la respiración.

Nos hemos iniciado con las prácticas básicas de calmar la mente, focalizarnos en el cuerpo, descansar en el presente y el sonido y la respiración como herramientas de mindfulness. También practicamos la visualización del cuerpo, la meditación caminando y prácticas sencillas para integrar mindfulness en la vida diaria. A lo largo de cada uno de los módulos se trabaja el desarrollo de la bondad como base para la auto compasión.

Módulo 2

La distracción. Anatomía de la distracción. El observador

Después de habernos ejercitado durante el período que va del módulo 1 al módulo 2 con una práctica diaria en calmar la mente, focalizar en el cuerpo, descansar en el presente y el sonido y la respiración como herramientas de mindfulness, estamos en condiciones de conocer mejor cómo se mueve la mente y las tendencias de pensamiento que utiliza. Estamos cada vez más familiarizados con la dinámica cambiante de atención-distracción, y empezamos a ver cómo la distracción revela un mundo interno de patrones habituales para hacernos caer en la trampa de la distracción. También comenzamos a reconocer nuestras inclinaciones hacia lo que nos gusta y lo que no nos gusta, vemos cómo esto limita y contrae nuestra mente, y nos hace su prisionero. Con ello nos referimos a nuestras respuestas habituales condicionadas, que no son elecciones fundamentadas y basadas en el discernimiento inteligente.

En este módulo también introducimos el movimiento consciente del cuerpo para integrar mindfulness en nuestra manera de movimiento normal y los tres minutos de respiración como una forma de romper los ciclos reactivos en que nos quedamos atrapados en la vida cotidiana.

En este punto se analiza el modelo de “la corriente subterránea” y “el observador” para trazar el paisaje interno de la mente e identificar dónde se pueden realizar cambios. La “corriente subterránea” se refiere a la corriente continua de pensamientos, emociones, recuerdos e imágenes que fluyen sin interrupción por nuestra mente, nos gusten o no. Con el “observador”, nos referimos a esa parte de nuestra mente que puede ver la corriente subterránea y tiene la capacidad de reflexionar sobre sí misma. A medida que profundizamos en nuestra práctica, aprendemos a escapar de la corriente subterránea simplemente abandonándola. Así nos centramos en trabajar con nuestras preferencias e inclinaciones, ya que es ahí donde el cambio genuino puede tener lugar.

Módulo 3

Aceptación y amor bondadoso. Aplicación de mindfulness en la vida diaria.

A lo largo de nuestra formación, trabajamos en dos áreas: reorientar nuestra atención en el momento presente mediante el uso de herramientas de mindfulness y, al mismo tiempo, aprender a aceptar la diversidad de nuestra experiencia interna. Buena parte de la práctica de mindfulness consiste en aprender a trabajar con las emociones conflictivas que van surgiendo. La identificación de nuestros patrones habituales de respuesta revela que el trabajo de la actitud es lo más importante y, por eso, al adiestrarnos en la aceptación, aprendemos a reconocer y asumir los pensamientos y emociones conflictivas observándolos atentamente con una actitud comprensiva y bondadosa. Esto conduce a una desidentificación gradual con los contenidos de nuestra experiencia y a un cambio de perspectiva que nos permite ver que no somos lo que pensamos.

Empleamos el método R.A.I.N. (Reconocimiento, Aceptación, Investigación con profunda atención y No identificación) para adiestrarnos progresivamente en la aceptación, y cultivamos el amor para abrazar nuestro espacio interno. También se presenta una versión más extensa de los tres minutos de respiración con los que aprendemos a relacionarnos con aceptación y amabilidad con los pensamientos difíciles, sentimientos y emociones conflictivas que surgen en nuestra vida diaria.

En este módulo repasamos lo trabajado en los tres módulos y se ayuda a los participantes a establecer un plan de práctica de mindfulness para aplicarlo en cada momento de la vida.

Módulo 4 – Retiro

Retiro en silencio de fin de semana donde se integra todo lo aprendido en los módulos anteriores. Será una oportunidad para aclarar dudas y compartir experiencias, así como volver a repasar todo el programa establecido a lo largo del año.