Mindfulness en la vida cotidiana

A todo el mundo

Preocupaciones, irritación, duda y otras
En general, la práctica de la atención plena o mindfulness en la vida cotidiana es un extraordinario recurso que puede ayudarnos en cualquier ámbito de nuestra vida personal o profesional, por lo que puede servir de ayuda a cualquier persona.

En concreto, este programa es adecuado tanto para principiantes como para quienes ya han realizado formación en mindfulness basada en otras especialidades, y para quienes realizan una práctica regular de meditación.

Profesionales de la psicoterapia, educación o asistencia social

Los profesionales y usuarios de distintos entornos como el de la salud, la psicoterapia, la educación o la asistencia social están empleando dicha técnica con buenos resultados.

Desde los campos profesionales de relación con las personas hay un interés creciente de intercambio con otro tipo de disciplinas contemplativas para comprender y mejorar la práctica profesional y la vida personal.
La meditación mindfulness ha demostrado ser un complemento muy poderoso para potenciar cualquier forma de tratamiento médico, psicoterapéutico, de atención y relación con usuarios para la mejora de la relación con el paciente/usuario y su mejora.

Además, los profesionales que aplican mindfulness en su práctica mejoran sus capacidades de relación terapéutica o profesional con el paciente o usuario y también se sienten más satisfechos en su vida personal y laboral. Para que la relación terapéutica tenga éxito,  es importante poder permanecer atento, plenamente presente y conectado con el paciente momento a momento. Las investigaciones recientes indican que, por encima de los otros componentes, el factor esencial para el progreso es la calidad del vínculo entre paciente y terapeuta.

La práctica de mindfulness consigue:

  • aumentar las habilidades de observación de la conducta del paciente/usuario
  • mantener la dirección y la focalización del tratamiento
  • ayudar a mantenerse centrado, equilibrado y tranquilo en situaciones de alteraciones emocionales intensas del paciente/usuario
  • incrementar la capacidad de escucha por parte del profesional y la capacidad de recepción con interés genuino por parte del paciente/usuario
  • crear una relación de autenticidad recíproca
  • tener una actitud positiva hacia los resultados de la relación/tratamiento

Personas en tratamiento médico

La meditación mindfulness ha demostrado ser un complemento muy poderoso para potenciar cualquier forma de tratamiento médico y psicoterapéutico, ya que abre un espacio de autoconocimiento y un proceso hacia el bienestar emocional, mental y físico al cultivar la aceptación, la comprensión y el equilibrio. Cuando se cultiva la capacidad de mirar las dificultades de una forma diferente, se encuentra una vía intermedia que facilita la curación y la vida.

Mindfulness ha demostrado ser muy beneficioso en personas que han sido derivadas por sus especialistas para complementar sus tratamientos de dolor crónico, enfermedades crónicas, hipertensión, poblemas gastrointestinales, fatiga crónica, insomnio, etc.

Véase Beneficios constatados – Tratamientos médicos

Complementos en tratamientos médicos

  • enfermedad coronaria: El adiestramiento en Mindfulness ha demostrado disminuir la mortalidad en un 41%, la morbilidad, el estrés psicológico y algunos factores de riesgo biológico.
  • hipertensión: reduce la presión sanguínea de manera parecida a la medicación y a otros cambios en el estilo de vida.
  • cáncer: disminuye el malestar en el estado de ánimo (65% depresión, ansiedad, enojo) y los vómitos de la quimioterapia. Mejora la tasa de supervivencia en cánceres de melanoma y de mama con metástasis.
  • dolor crónico: disminuye la experiencia de dolor y posibilita la actividad diaria del paciente y la autoestima. Reduce las alteraciones en el humor y síntomas como ansiedad y depresión.
  • fibromialgia: mejora las condiciones físicas y psicológicas y de relación social
  • diabetes tipo 1: demuestra descensos significativos en los niveles de glucosa
  • ansiedad: reduce los síntomas de ansiedad, estrés psicológico y depresión secundaria.
  • asma / trastornos respiratorios: mejora el bienestar psicológico, la adherencia al tratamiento y disminuye la frecuencia de los ataques. Tiene efectos beneficiosos en pacientes con disnea y trastorno pulmonar obstructivo.
  • soriasis: aumenta cuatro veces más los grados de limpieza de las placas de la piel, junto con la fototerapia y fotoquimioterapia.
  • cefaleas: disminuye la frecuencia de aparición
  • esclerosis múltiple: la meditación en movimiento reduce un amplio número de síntomas y mejora el equilibrio
  • El adiestramiento en mindfulness ha demostrado que mejora significativamente la calidad de vida asociada a la salud: funcionalidad, reducción en síntomas físicos y menor nivel de estrés psicológico.

Psicoterapia

Por lo que respecta al campo de la psicoterapia, teorías cognitivas e investigación mental, la meditación mindfulness constituye el eje central en muchos modelos de tratamiento empíricamente validados. Ampliando la comprensión de la mente y del origen mental del sufrimiento, se explora y profundiza en nuevas vías para conseguir el equilibrio emocional, el cultivo de la conciencia y la sanación del paciente. Las investigaciones actuales están centradas en observar la relación entre mente-cerebro-cuerpo como actor y director del propio proceso de sanación. Una creciente evidencia empírica demuestra los beneficios de la inclusión de mindfulness en intervenciones clínicas de dolor crónico, trastornos de ansiedad, depresión, estrés postraumático, trastorno obsesivo compulsivo, trastornos de la personalidad, abuso de sustancias, insomnio, trastornos de la alimentación y terapia de pareja.

Educación,  asistencia social, justicia

Los profesionales de los campos de la Educación, Asistencia Social, Justicia, etc., encuentran en el adiestramiento en mindfulness una ayuda poderosa, tanto para el profesional como para el usuario. El profesional que desarrolla las capacidades de atención, ecuanimidad, tranquilidad influye de forma positiva en el aprendizaje del paciente/usuario, con lo cual se llegará a una relación sana y genuina. La práctica de mindfulness aumenta las habilidades de observación sobre la conducta del niño/paciente/usuario, mantiene la dirección y la focalización de la intervención o tratamiento, ayuda a mantenerse centrado, equilibrado y tranquilo en situaciones de alteraciones emocionales intensas del niño/paciente/usuario, mejora la capacidad de escucha por parte del profesional y la capacidad de recepción con interés genuino por parte del niño/paciente/usuario, crea una relación de autenticidad recíproca y permite a todos los participantes tener una actitud positiva hacia los resultados de la relación/tratamiento.

Problemas de ansiedad

El adiestramiento en meditación mindfulness incide directamente en nuestra forma de pensamiento humano y en nuestra relación con la realidad.

Y cuando a lo que nos enfrentamos es a la ansiedad que nos generan ciertas situaciones como:

  • problemas familiares, con otras personas, laborales
  • miedo, inseguridad, insatisfacción general, tristeza, depresión
  • estrés, hiperactividad, insomnio

un programa de adiestramiento en la atención en el presente producirá cambios positivos en nuestro estado anímico y en los resultados para esos problemas.

A través de la observación de uno mismo, aprendemos a identificar los propios estímulos estresantes: qué objetos o personas desencadenan las respuestas de estrés y qué sensaciones, pensamientos, emociones y reacciones nuestras contribuyen a la creación de estrés y ansiedad. La meditación mindfulness aplicada a la ansiedad y al estrés combina la atención a la respiración, al cuerpo y a los pensamientos. Mindfulness es una disposición para ver claramente lo que está delante: acercándonos a la dificultad más que a escapar de ella, y a la vez a soltar, dejar ir nuestras tendencias de aferramiento, de resistencia al cambio.

Quien no haya practicado la meditación puede considerar que meditar sea algo como relajarse en profundidad y “adormecer” las respuestas hacia el exterior; pero, por el contrario, el meditador genera un estado calmado y atento donde se incrementa su poder de observación y análisis sobre el exterior y es más capaz de responder adecuadamente a las diversas situaciones, y aumenta de esa manera su nivel de rendimiento y la calidad de su actividad. Véase Beneficios constatados – Problemas de ansiedad

Depresiones recurrentes

Mindfulness es una gran ayuda para el tratamiento de las depresiones recurrentes o recaídas depresivas. Mindfulness se aplica a los pacientes en los períodos de remisión de los síntomas, es decir, cuando se han recuperado de una crisis anterior y antes de que se vuelva a manifestar otra crisis depresiva. Para ello, mindfulness utiliza tres herramientas:

  • la práctica de la atención
  • el desarrollo de una actitud de no esfuerzo, aceptación y observación de uno mismo
  • ser capaz de relacionarse con la fragilidad y la vulnerabilidad observando cómo se crea y se mantiene y qué procesos de la mente son capaces de revertirla.

Igual que la depresión se construye a través de la combinación repetida de bajos estados de ánimo, patrones de pensamiento obsesivo, respuestas de evitación al cambio y fatiga física, el tratamiento contra la recaída consiste en variar los hábitos de pensamiento trabajando la no identificación con ellos. Más que cambiar el tipo de pensamientos, se trabaja la actitud de observador neutral y separado de ese proceso, viendo los pensamientos en su naturaleza cambiante e inestable, en su contínuo fluir apareciendo y desapareciendo, aprendiendo que no son la realidad, puesto que solo son pensamientos y no hechos.

Las personas que estan bajo tratamiento psicológico deben consultar a su médico antes de iniciar un programa de mindfulness